Crudo

Crudo (2016)

En Crudo no vais a ver la típica película de terror. Tampoco vais a ver la típica película independiente. Deshaceos de todo prejuicio dentro de lo que buenamente podáis y disfrutad de la historia de Justine, una chica vegana que se descubrirá a sí misma al entrar en la Facultad de Veterinaria.

Suburbicón

Suburbicon (2017)

Cuando una ve los carteles tan bien montados de Suburbicon tiende a pensar que va a ver otra nueva genialidad de los Coen. El resultado dista mucho de estar al nivel salvo ciertas escenas en donde el poder del guion nos demuestra que la relación entre las palabras y unos buenos actores significa éxito seguro.

La seducción

La seducción (2017)

En La seducción podemos disfrutar de una película con una factura cuidada en ciertos aspectos y no tanto en otros. Pese a que la iluminación es uno de sus puntos fuertes al depender únicamente de luz natural o de las velas que aparecen en pantalla, hay otros elementos del film que ya no están tan cuidados.

The Square (2017)

En The Square veremos maestros del marketing que pretenden abrir polémicas para generar visitas, pedantería hasta niveles inimaginables sobre unos montículos de grava, la superioridad de los entendidos frente aquellos que se dedican a vivir en el extrarradio o la violencia y el caos para “hacer arte”.

The ritual (2017)

En The Ritual estamos ante una de esas películas de terror que tienen bien diferenciadas dos partes: la primera y más interesante, la película sobre el terror a lo desconocido, a lo primitivo.

Florence Foster Jenkins (2016)

Con uno de los carteles más horribles que he visto para películas de cierto caché se presenta Florence Foster Jenkins, el biopic de una coitada que cree ser una gran cantante de ópera por la adulación que recibe de, se supone, su círculo de confianza.

Fuerza mayor (2014)

En situaciones extremas el ser humano es sorprendente. Así se presenta Fuerza mayor, la película de Ruben Östlund, con el relato de una familia sueca de bien que se va de vacaciones a esquiar a los Alpes franceses y viven una situación cercana a la muerte que les dejará tocados emocionalmente.

Borg McEnroe 2017

Borg McEnroe (2017)

Aquí tenemos el retrato de una nueva rivalidad deportiva, esta vez en el tenis: Björn Borg y John McEnroe. Así como ya nos había mostrado Ron Howard en Rush, lo que vamos a ver es la dicotomía entre el deporte tomado como algo visceral contra una mente fría y que no muestra sentimientos.

El secreto de Marrowbone (2017)

Pese al gran esfuerzo técnico en El secreto de Marrowbone, nos encontramos con una falta de tensión narrativa a medida que avanza la trama pasando por una especie de drama romántico que poco aporta a la trama principal más que presentar a “la chica” de turno.

Aniquilación (2018)

Aniquilación consigue ofrecer una historia filosófica de ciencia ficción con una metáfora sobre el interior del ser humano, con un espacio en el que cada uno se debe enfrentar a sus miedos y descubrir una forma deconstruida de sí mismo.

Ingrid Goes West (2017)

Ingrid Goes West es la película que estabas buscando si quieres una crítica feroz a las redes sociales. Vivimos en la era Instagram en la que es obligatorio ser feliz, ir a donde más sitios puedas, hacer fotos de todo lo que comes y ser guapa. Cualquiera puede volverse loca en un mundo así.

Dhogs 2017

Dhogs (2017)

En Dhogs veremos cómo un público sádico por ver sangre, sexo y violencia se acomoda en su posición de espectador mientras se castiga a una mujer por ser como ella quiere ser.

Star Wars: Los últimos Jedi

Star Wars: Los últimos Jedi (2017)

Después de un visionado como espectadora “normal”, puedo decir que Los últimos Jedi es una de las peores entregas de toda la saga. Y no por su humor tontaina, sino por su toma de decisiones en la trama.

Jumanji: Bienvenidos a la jungla (2017)

Para mí una de las sorpresas del año. Jumaji: Bienvenidos a la jungla no es ni un fiasco ni un aburrimiento, sino un entretenimiento más que saludable que critica ciertos clichés de la sociedad (y de los videojuegos).