Extremadamente cruel, malvado y perverso (2016)

Extremadamente cruel, malvado y perverso
Extremadamente cruel, malvado y perverso

Pese a que Extremadamente cruel, malvado y perverso puede verse como un biopic más cercano a un telefilme, la sensación que deja a su finalización es que se asemeja demasiado a una autobiografía. Y me explico.

Joe Berlinger nos retrata al protagonista, Ted Bundy, asesino en serie y psicópata de libro, como una persona narcisista pero con un encanto natural que conseguía atraer al público no solo por su forma de hablar, sino también por su comportamiento y aspecto exterior. Su personalidad muchas veces emerge como el claro ejemplo de la psicopatía y precisamente creo que el director tiene como objetivo evidenciar esos comportamientos.

Sin embargo, más allá de presentarnos a un asesino sin sentimientos, cuya psicopatía tiene su origen tanto en su familia como en el rechazo de su primera novia, vemos a Zac Efron interpretar a un chico que parece ocultar algo, un poco arrogante y enamorado. Nos ofrece una visión compasiva de su personalidad, engrandeciendo su figura.

¿Dónde está el monstruo?

Zac Efron interpreta con gran convicción a Ted Bundy. Tal y como se nos querría presentar Bundy, Efron destila encanto, sin indicar ningún atisbo de su personalidad psicópata.

En el desarrollo de la trama tampoco seremos testigos de sus crímenes más allá de aquellos que se citan en uno de los juicios y al final del metraje. Se prefiere hacer hincapié en la relación romántica de Bundy con Liz, una madre soltera a la que trata con todo el cariño del mundo.

Extremadamente cruel… se asemeja demasiado a un telefilme en el que el hombre de la pareja es acusado falsamente de asesinato mientras que ella sufre desde casa. Como si fuese un héroe pícaro y canalla, consigue zafarse de la policía por su propia inteligencia, una inteligencia tal que le permite poder representarse a sí mismo y no dudar, ni por un ápice, que se va a salvar.

Pero, ¿dónde está el monstruo? Zac Efron no se nos presenta como tal, no actúa como tal, no es ese monstruo. ¿O están jugando con el espectador como se hace con Liz? Puede que sea por lo que ya sabemos, pero la forma de actuar de Liz viendo el juicio retransmitido por televisión, negando la mayor, convierte a su personaje en una caricatura de lo que podría haber sido.

Finalmente, Extremadamente cruel, malvado y perverso se convierte en un biopic sobre un asesino en serie encantador, queriendo meternos en ese encanto. Y cuanto más creas las mentiras de Bundy, más acabarás cayendo en sus redes y, por lo tanto, más te gustará el resultado final. A mí me ha resultado interesante su planteamiento, pero poco más.

Yay & Nay

Lo mejor: Zac Efron. Que presenten al protagonista como aquello que pretenda ser.

Lo peor: No se muestra la maldad del protagonista salvo al final. Los personajes secundarios son floreros. Ni siquiera se desarrolla la personalidad de Liz.

Puntuación

Extremadamente cruel, malvado y perverso
Cartel de Extremadamente cruel, malvado y perverso
Etiquetas:

Y tú, ¿qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.