Gorrión rojo (2018)

Gorrión rojo
Gorrión rojo

Solo he visto Gorrión rojo porque me encanta la literatura y las películas de espías. ¿Quieres entrar en su juego? Solo tienen que interesarte los agentes dobles, los entrenamientos psicológicos de la Guerra Fría, la manipulación de las mentes más débiles y las típicas, más típicas, tramas románticas entre miembros de cada bando.

El espionaje de toda la vida

Gorrión rojo es una película para el lucimiento de Jennifer Lawrence, como ha intentado anteriormente con Joy, Madre! o Passengers. Bajo la batuta del director Francis Lawrence (director de Los juegos del hambre, Soy leyenda o Constantine) el personaje de Dominika pretende sobresalir en una URSS en la que su futuro parece sentenciado.

Ser una bailarina a la que una lesión la ha apartado bruscamente de su pasión en la vida, y de quien le proveía de casa y comida para ella y su madre, la convierte en carnaza para la KGB. Su cara angelical y su poder de seducción es un caramelito para la agencia de inteligencia soviética, a la cual accede gracias a su tío. A partir de ahí se desarrolla la trama de entrenamiento y posterior misión para detectar al topo que está vendiendo información a Estados Unidos.

¿Veis? La trama de toda la vida. Ahora solo hay que añadir la historia romántica, que la hay. Aparece el agente estadounidense, interpretado por Joel Edgerton, como el bruto, fortachón y típico hombre que carece de cuidado como para ser espía. Ya tenemos historia.

¿Adaptación literaria fallida?

No me he leído la novela, pero seguramente sea interesante. Como película, la verdad es que no lo es mucho. El desarrollo de la trama parece tener más que ver con una visión intimista de lo que se le pasa por la cabeza a Dominika que a una trama real.

Quizá no sea una buena adaptación, ya sabemos que literatura y cine no utilizan el mismo lenguaje. Quizá sus más de dos horas jueguen como una desventaja. La verdad es que me ha costado mantener los ojos abiertos ante esta trama de espías de toda la vida con, por supuesto, giro final que se veía desde el inicio.

Yay & Nay

Lo mejor: Que se exponga la tremenda importancia que tuvo el servicio secreto soviético en el entrenamiento y utilización del sexo y erotismo en la Guerra Fría, con gran éxito.

Lo peor: Un relato lento, con una trama muy básica y que se reduce al suspense de para qué país trabaja cada agente.

Puntuación

Cartel de Gorrión rojo
Cartel en España de Gorrión rojo
Etiquetas:

Y tú, ¿qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.