Portada » Minicríticas de cine y documentales » Robin Hood (2018)

Robin Hood (2018)

Robin Hood

Cuando te dispones a ver una película, como Robin Hood, con gran presupuesto que ha sido un total fracaso en taquilla más o menos sabes qué esperarte. A veces puede salir entretenida como la última del rey Arturo realizada por Guy Ritchie.

Robin Hood falla estrepitosamente en todo lo que se propone. Ni siquiera es divertida. Se ha tratado de renovar la leyenda de Robin Hood a un nivel millenial que no convence ni a aquellos que están predispuestos a que les guste esta bazofia.

Revolución de palo para un prota insulso

Y es que la historia que todos conocemos se convierte en un intrascendente sketch políticamente correcto, en el que lo más interesante es comprobar qué han inventado para darle un trasfondo al sheriff de Nottingham, rodeado con un aura de revolución de palo, en la que Robin Hood se aliará con Marian, otra revolucionaria que, con un impoluto maquillaje, difunde su mensaje de lucha contra el poder como cualquier pijo que descubre la adrenalina de la lucha contra el capital.

Por otro lado, nuestro protagonista, basado lejanamente en los relatos que hemos visto en películas protagonizadas por Errol Flyn, Kevin Costner, Russel Crowe, Sean Connery o… Cary Elwes, aquí intenta convertirse en el adalid de los pobres gracias al entrenamiento tipo videojuego que le ofrece el personaje interpretado por Jaime Foxx, al parecer Little John, carente de gracia por el pobre guion del que sale la historia.

Estos entrenamientos se basan en aumentar las capacidades del prota de disparar flechas lo más rápido posible con objetivos incluso a un metro de distancia. Ya se nota irreal, pero los efectos especiales de las flechas y todo lo que lo acompaña se nota que se genera para el espectáculo sin tener razón de ser.

Yay & Nay

Lo mejor: Me cuesta mucho pensar en algo bueno de todo esto. Quizá las referencias a la corrupción política. Y las ganas de rescatar Las locas, locas aventuras de Robin Hood.

Lo peor: Un guion aburrido. La historia que se ve artificial. Efectos especiales. Vestuario que parece sacado de 2019. Banda sonora.

Puntuación

Cartel español de Robin Hood (2018)

Y tú, ¿qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.