Ocean’s 8 (2018)

Ocean's 8

Ocean's 8

Entiendo qué han querido hacer en Ocean’s 8: trasladar uno de los iconos de la masculinidad de la saga que empezó como un simple remake de La cuadrilla de los once a un ejemplo del empowerment y del feminismo. El resultado ha sido bastante desastroso como película icónica, no así como pieza de entretenimiento. Y me explico.

Sandra Bullock no tiene el carisma de George Clooney y Brad Pitt. Es más, no tiene la química de esa pareja con Cate Blanchett porque Blanchett se impone en cualquier ámbito a Bullock. No solo en elegancia y en atractivo, sino también en expresión facial y dotes interpretativas. Poder comparar a ambas actrices una frente a la otra es un ejercicio que podemos ver pocas veces y aquí se ha demostrado qué tipo de actriz es cada una.

El problema que tiene Ocean’s 8, además, es que no sentimos el menor interés por ningún personaje que nos presentan, salvo quizá el mencionado de Cate Blanchett y el de Anne Hathaway. Sus dos personajes no son demasiado atractivos pero ellas sí son capaces de ofrecer algo debajo de ese filtro antiarrugas que tiene toda la película como si se tratase de una foto retocada de Instagram.

El elenco de actrices se incluye dentro de cada cliché femenino para que cualquier mujer pueda sentirse identificada en una peli por y para mujeres pero… Wait! En un giro final, resulta que han tenido que contratar a un hombre para que el plan del robo saliese a la perfección. ¿No se suponía que el personaje de Sandra Bullock solo quería mujeres para el golpe? Así no, chica, menuda decepción.

La historia de Ocean’s 8 funciona como una secuela de Ocean’s 13 en la que Danny Ocean ha fallecido y su hermana, interpretada por Sandra Bullock, sale de la cárcel tras una estancia causada por la traición de un hombre. Al salir, decide reclutar a un equipo de mujeres para acometer un último robo en el que endosarse el muerto a su antiguo novio. Hasta ahí vemos que todo marcha según lo previsto, pero lo más importante está por venir: la preparación del robo y el desenlace deben formar parte de un plan sin resquicios, sin errores y sin duda de que el resultado será el previsto.

El desarrollo de la historia no sigue este esquema. Se dejan demasiados aspectos al azar, se improvisa y no se estudian todas las posibles eventualidades pese a que al espectador le resulten obvias. Sé que tampoco se le puede pedir demasiado pero, si la historia gira en torno a lo lista que es la protagonista porque ha estado preparando un robo durante años en la cárcel, debería haber previsto todo. Y lo más importante es que falta la comedia.

Sin embargo, si te consigues abstraer de esta falta de rigurosidad en la historia, de los filtros antiarrugas y de las excusas para sacar nuevos modelos y vestidos de las protagonistas, puede que hasta consigas entretenerte. Yo pude conseguirlo e incluso me parece una peli entretenida sin llegar a ser un completo desastre, sobre todo en su tramo final, en el momento que aparece James Corden. Por supuesto, tiene muchos aspectos a mejorar si es que quieren seguir esta vía de macrorreuniones estelares de actrices. Quizá para la siguiente, Ocean’s 9, convenzan a Emma Stone o a Charlize Theron y ya sería maravilloso. Ambas tienen el don de la comedia.

Yay & nay

Lo mejor: Banda sonora. Los personajes de Cate Blachett, James Corden y Anne Hathaway.

Lo peor: Las caras inexpresivas de Sandra Bullock y de Rihanna. Los agujeros de guion. La falta de humor.

Puntuación

Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1

3 Comments

  • Cristian dice:

    Hace un par de días la ví y me aburrió muchichchíiiisimo. Todas planas, ninguna del reparto interesa, ni su vida, ni sus motivaciones, ni ná de ná. De ejemplo el personaje de la actriz de “American horror” (ni me molesto en buscar su nombre, jijiji); ¿pa qué?. La india está para desacer el collar y punto, la china para quitar el collar y punto, Rihana….. para teclear, y Helena para no haber salido todavía de Alicia en el país de las maravillas… Bufff, que cosa más mala.
    Me importaba una M si robaban, si se vengaba, si estaba muerto, si harían reunión de Tupper…
    Ah, en algunos encuadres Sandra Bullock no tiene su cara.

    • Naír dice:

      ¿Sabes qué me daba repelús? Esos mínimos momentos en los que Sandra Bullock sonreía y se le levantaba un pómulo en plan artificial. Argh, no podía con eso…

  • JM Vanjav dice:

    Yo de esta producción salvaría la parte interpretativa y Cate es un camaleón cuando interpreta mimetiza tanto los gestos como la entonación con el personaje que hace, está a otro nivel aunque la Anne también su tiene talento haciendo bien el papel y la tercera que salvaría seria a HCB que tiene muchas tablas y tampoco desentona. Yo la vi en VOSE este tipo de películas cuando las doblan suelen exagerar la voces para que sea más comedia y desvirtua la interpretación real.
    En cuanto a la historia, poco elaborada y tramposa, si no es por el elenco que le da algo de sostenimiento no habría por donde cogerlo.

    Saludos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.