Upgrade (2018)

Upgrade

Con Upgrade vemos la nueva película de Leigh Whannell como director tras la tercera entrega de Insidious. Si bien el director tiene mejores resultados como actor y guionista de películas de terror (tanto en la saga Insidious como en Saw), ahora es capaz de ofrecernos una de esas películas de ciencia ficción de acción, entretenida e interesante, pese a incluir una trama de venganza de toda la vida.

Pese a recorrer caminos conocidos por cualquier cinéfilo que se precie, Upgrade funciona al ir directa al grano y utilizar el humor negro para acompañar al protagonista en su viaje de autodescubrimiento. Porque para mí el protagonista es Stem, no Grey, pero ya lo veremos con más profundidad.

De Upgrade destaca su austeridad de presupuesto y de florituras argumentales. Destaca también en las escenas de acción originales, no al nivel de John Wick, aunque compararía las dos películas por su efectividad a la hora de contar una historia de venganza. Las dos innovan en las coreografías de acción y las dos se centran en la trama principal obviando tramas secundarias. Sin embargo, John Wick es más clásica y Upgrade tira de ciencia ficción y diálogos divertidos.

En un futuro cercano (o lejano, no se detalla demasiado) Grey vive arreglando coches clásicos con sus propias manos. Es un caso extraño, porque en el mundo actual de la película vemos que casi absolutamente todo está en manos de la inteligencia artificial. Incluso hay quien se mofa de Grey por mancharse las manos con aceite de motor, algo muy poco visto. Su mujer es una de esas personas porque se gana la vida en una empresa tecnológica.

Cierto día, Grey y su mujer visitan a Eron Keene para llevarle el coche que ha comprado. Eron Keene es el genio que creó la empresa competidora de la mujer de Grey, el artífice de varios aparatos de inteligencia artificial que hacen avanzar tanto la sociedad. Una sociedad acostumbrada a que la tecnología haga la vida más cómoda hasta que los humanos hagan lo menos posible. Pero la tecnología también puede tener fallos, como el accidente que tienen Grey y su mujer con su coche. Un accidente que resulta en la muerte de ella y en la tetraplejía de él, únicamente corregida por la opción que le ofrece Eron Keene: el implante de Stem.

No es raro ver que los implantes y las máquinas vayan sustituyendo a los humanos en esta clase de películas, lo que es raro es ver una película con las ideas tan claras que se deja en el tintero todo lo superfluo y te da en la cara con acción, entretenimiento y originalidad. No solo por cómo actúa Grey con Stem, sino también en cómo se van desarrollando los acontecimientos. Peca, por supuesto, de la previsibilidad de la trama, una trama de venganza de la muerte de la mujer de Grey.

Uno de los grandes aciertos en Upgrade es no tratar a Grey como el superhéroe vengador inteligente y que todo lo sabe. Grey es humano y comete errores como todos, se comporta de forma errática cuando está perdido y nos podemos identificar con él. En realidad, es un tío normal que se vuelve implacable solo cuando Stem toma el mando. Así que si queréis divertiros con una propuesta de este tipo, seguramente Upgrade no defraude.

Por cierto, para los fans del trabajo de Leigh Whannell, os ganará con unos cuantos easter eggs que ha incluido en la película. ¿Queréis saber cuáles son? Para no hacer spoilers, hablemos de ellos en los comentarios.

Yay & nay

Lo mejor: Utilización del humor negro. Coreografías de acción. El final irremediable y, aun así, inesperado.

Lo peor: No deja de ser la historia de venganza de toda la vida. Ya se ha confirmado que no habrá secuela.

Puntuación

Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-mitad1

2 comentarios en “Upgrade (2018)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: