Contratiempo (2016)

Contratiempo

Contratiempo forma parte de esa hornada de películas de suspense españolas que tantas alegrías nos ha dado en los últimos años. La historia se presenta a modo de flashback partiendo de la situación en la que el protagonista (Mario Casas) le explica a una “preparadora de testigos” la versión que le contará al juez y, de ese modo, salvar su pellejo. Le juzgan por haber asesinado a su amante en una situación digna de las típicas novelas policíacas: en una habitación de hotel cerrada por dentro, la amante aparece muerta y él con un golpe en la cabeza, asegurando que una figura le golpeó y asesinó a su acompañante.

Desarrollada de manera pobre, Contratiempo quiere hacer énfasis en las actuaciones de Mario Casas y Ana Wagener, una pareja que no está a la altura de las circunstancias. Uno, porque no cuenta con las dotes interpretativas suficientes, realiza una interpretación de lectura de guion. Otra, que no cuenta con la credibilidad de su personaje cuando descubrimos, a mitad de metraje, de qué va toda la historia. Tampoco cuenta con un guion solvente donde apoyarse.

Lo que vemos es a un protagonista hacerse la víctima de un embrollo en el que se ha metido por culpa de su amante, un embrollo del que se podían haber librado fácilmente. No hacía falta ser muy listos para encontrarle una explicación razonable al “accidente”.

Pero, a mitad de metraje, todo el relato que nos están contando comienza a flojear hasta que se convierte en una tontería sin sentido. Se comienza a modificar el relato, se añaden dudas, se asiste a los comentarios extraños de Virginia Goodman y a incoherencias que se resuelven con giros argumentales, uno tras otro. El problema es que el giro final ya nos lo conocemos cuando todavía queda la mitad del metraje. No hay que ser demasiado avispado para reconocerlo.

Como puntos a favor, siempre podemos contar con la solvencia de dos actores que nunca defraudan: José Coronado, en un papel con el que se siente muy cómodo, y Bárbara Lennie, dando una lección de interpretación a su pareja en pantalla con simples miradas.

Yay & nay

Lo mejor: José Coronado y Bárbara Lennie. Fotografía.

Lo peor: Se desvela el misterio a mitad de metraje por la incompetencia del guion. Actuación de Mario Casas. Giros de guion inconsistentes.

Puntuación

Estrella-amarilla1Estrella-mitad1

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.