The Guilty (2018)

The Guilty 2018
The Guilty

Pese a que la trama de The Guilty me recordaba un poco a Última llamada, que la película provenga de Dinamarca y sea un thriller de libro me animó a darle una oportunidad.

La acción discurre en una oficina de policía en la que se reciben llamadas de emergencia. Nuestro protagonista parece estar castigado, obligándolo a recibir ese tipo de llamadas en lugar de estar en la calle resolviendo crímenes.

Sabemos que el protagonista debe de ser violento por cómo habla con sus compañeros… aunque también parece ser buena persona. La dualidad de personalidad que se nos ofrece en The Guilty es quizá lo más interesante porque no sabemos realmente qué ocurre.

Una historia con giros inesperados

Tal y como podríamos imaginar, el protagonista recibe una llamada de emergencia de una mujer que parece estar secuestrada por su marido. Nosotros solo vemos lo que nos están mostrando: la recepción del mensaje. Somos conscientes de lo que el policía cree que está ocurriendo porque nosotros sentimos lo mismo.

No ver lo que ocurre nos aporta más suspense, si cabe, a una historia que tendrá sorpresas por el simple hecho de su forma de rodaje. No sabemos qué ocurre, solo lo que cuentan las voces por teléfono. Podemos creerlas o no, sospechar o no, pero la acción en sí solo estará en nuestras cabezas.

Por eso el guion cuenta con giros inesperados. No es que sean giros tipo Shyamalan, sino giros de guion que simplemente han estado ahí y no los queríamos ver por creer lo que ocurre sin poner nada en duda.

Una gran opción para disfrutar del suspense

Que la duración de The Guilty no llegue a la hora y media es un plus a la hora de verla. Las películas de suspense no suelen comenzar y mantener la tensión, así que concentrarla en poco más de una hora es todo un acierto.

Es indudable que esa llamada de una mujer desvalida intriga al espectador, por ello fue premiada en el Festival de Sundance con el premio del público. ¿Que pierde un poco de intensidad hacia el final del metraje? Por supuesto, pero eso no significa que no podamos más que alabar este ejercicio de cuasi-obra teatral de suspense.

Yay & Nay

Lo mejor: Mantiene el suspense durante mucho metraje. Su corta duración. Interpretación principal.

Lo peor: Poca profundidad dramática debido al formato y estructura.

Puntuación

Etiquetas:

Y tú, ¿qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.