What We Do In The Shadows (2014)

Lo que hacemos en las sombras

Realizada con la técnica de falso documental, Lo que hacemos en las sombras nos trae la historia de unos compañeros de piso y sus desavenencias. Lo extraño es que estos compañeros de piso son vampiros. Tenemos a Viago, protagonista y presentador de sus compañeros, un vampiro que llegó a Nueva Zelanda a buscar a su amor 18 meses después de salir de su pueblo natal embarcado por un sirviente que se equivoca en su billete de barco; Vladislav, una suerte de Drácula como el que vimos en la película de Francis Ford Coppola, amargado por su némesis «La Bestia»; Deacon, que es el vampiro más joven, que cree que tiene un sex appeal impresionante; y Petyr, el vampiro más antiguo, que hace referencia al Nosferatu de Murnau.

En el documental vemos los problemas de compartir casa de los cuatro vampiros y lo que ocurre cuando, de pronto, Petyr decide convertir en vampiro a un invitado que en principio iba a ser la comida de sus compañeros. Este nuevo vampiro, Nick, trastocará las vidas de nuestros amigos hasta cotas insospechadas, y es en ese momento cuando la película-documental comienza a decaer. Por supuesto, hay detalles cómicos desternillantes el resto del metraje, pero lo que es trama argumental queda deslucida con sus salidas nocturnas por Wellington. Sin embargo, días después de verla, he de decir que pienso en ella y no puedo parar de recordar la broma de los espaguetis. Cuando la veáis ya me contaréis si os pasa lo mismo, aunque de momento no se puede ver en España y no hay fecha de estreno. Taika Waititi y Jemaine Clement trajeron este filme al festival de Sitges 2014 y ahí se quedó, aunque creo que tiene el potencial de ser un estreno independiente que puede atraer público a los cines.

Lo mejor: la presentación de personajes y su situación inicial.

Lo peor: el desarrollo de la historia.

Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-mitad1

4 pensamientos sobre “What We Do In The Shadows (2014)”

  1. Una critica justa. Yo me divertí mucho con ella, tiene puntos muy graciosos, pero si es cierto que no parece haber una trama fuerte; son más bien sketches hilvanados por el hilo de la convivencia de piso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.