Tres anuncios en las afueras (2017)

Tres anuncios en las afueras

No es porque haya ganado cuatro de los Globos de Oro más importantes en 2017. Es que Tres anuncios en las afueras es todo un peliculón. No suelo dar este tipo de puntuaciones pero Martin McDonagh se lo merece.

Las escenas iniciales nos presentan la situación en el pueblo de Ebbing. Mildred es una madre resentida con el cuerpo policial de su pueblo, que no ha podido resolver el crimen por el que murió su hija: violada mientras moría y finalmente quemada. Harta de que las autoridades, según su criterio, no hagan nada, ella da su primer paso. ¿Cuál? Poner tres carteles en una carretera comarcal.

Estamos hablando de un pueblo en Misuri, donde el racismo y la homofobia están a la orden del día, pero también los aires de grandeza de parte de quienes deben aplicar la ley. En este contexto se enmarcan las relaciones entre los personajes, con una Frances McDormand espectacular al igual que su rival Sam Rockwell, un pobre bobo dominado por su madre que se cree más de lo que es.

Pero en Ebbing no todo es como parece. Con una maravillosa desfachatez, el director y guionista trata temas espinosos como la muerte o lo políticamente incorrecto de forma dramática y a la vez con toques de humor negro. Los personajes evolucionan a nuestros ojos habiendo sido constantes desde el inicio. Son auténticos. Se mueven por impulsos, por lo que se les pasa por la cabeza. Esto funciona tanto para el agente Dixon como para Mildred, personajes antagónicos condenados a verse a causa del asesinato de la hija de ella.

La mezcla de lo macabro con el humor irlandés ya lo notábamos en el corto Six Shooter que tenéis en YouTube y en sus pelis Escondidos en Brujas y Siete psicópatas. Pero en Tres anuncios en las afueras el tratamiento es descomunal. Es impresionante cómo podemos reírnos al ver muerte y comentarios fuera de toda regla. Y la regla de la película es mostrar lo patéticos que somos, nadie es bueno ni malo, ni siquiera nos muestran personajes que desempeñen un rol que admirar. Solo seres humanos que se mueven por lo que sienten en lo más profundo de sus entrañas.

El resultado convierte a Tres anuncios en las afueras en una de las mejores películas que he visto en años, al nivel de esos filmes dignos de recordad, de revisionar y de disfrutar de vez en cuando.

Yay & nay

Lo mejor: Las interpretaciones de todo el reparto. El humor negro de todo el metraje.

Lo peor: No me imagino tener que disfrutarla en versión doblada.

Puntuación

Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-mitad1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: