Tomb Raider (2018)

Tomb Raider

Nunca fui demasiado fan de Tomb Raider, pero el reboot del videojuego de la saga de Crystal Dynamics me reconcilió con Lara Croft. Pese a sus evidentes carencias (pasillero y poco rejugable), el estudio le dio lo que Lara Croft necesitaba: aventuras, puzzles y una trama que mezclaba lo paranormal con el suspense. En Tomb Raider (la película) se intenta llevar todo ello a la pantalla y puedo decir que, si no es la mejor, es una de las mejores adaptaciones de videojuegos que se han estrenado en cines.

Claro, que esto no es decir demasiado. Siendo así, nos encontramos con una película entretenida con quizá una introducción demasiado extensa y un final demasiado abierto. ¿Harán segunda parte? Después de recaudar en Estados Unidos solo 57 de los 94 millones de dólares de su presupuesto, lo dudo mucho. De lo que sí se ha hablado es que Alicia Vikander ya no volverá a ser Lara Croft. Y eso que la recaudación internacional superó los 270 millones de dólares.

En términos técnicos, Tomb Raider consigue que todos esos efectos visuales aparezcan muy realistas y la ambientación está conseguida si no somos demasiado exigentes. En resumen, podríamos decir que la nueva versión de Lara Croft es un producto de consumo rápido, cómoda de ver y que olvidas a los dos días. Es una de esas películas que no se arriesgan demasiado. Para poneros un ejemplo, si habéis jugado al videojuego, podéis comprobar cómo se han calcado escenas salidas directamente de las cinemáticas.

Puede que querer incluir esos calcos del videojuego a toda costa le haya jugado una mala pasada a los guionistas y al director, colando con calzador unos momentos que carecen de sentido narrativo. Son muy vistosas, eso sí, pero no puedes hacer una película como un collage de escenas de otra cosa.

Pese a todo ello, se nos muestra a una protagonista fuerte, alejada de la vida acomodada que podría llevar, trabajando como repartidora en bici y ganándose el respeto de los demás. En su vida tendrá que dar un paso adelante para conseguir su objetivo: encontrar a su padre. Para conseguirlo se va hacia Tailandia siguiendo las pistas de este, para llegar a la isla perdida de Yamatai, una isla de leyenda de la cual se dice que alberga un extraño poder en manos de una presencia llamada Himiko, reina de la isla.

La aventura se desarrollará en Yamatai, donde se enfrentará a varios peligros, no solo a los villanos, sino a rompecabezas y peligros no tan tangibles como los que se enfrentaba en su vida cotidiana. Así que si esto os atrae, jugad a los videojuegos pero, si queréis complementarlo con un producto falto de personalidad pero disfrutable, aquí tenéis vuestra oportunidad.

Yay & nay

Lo mejor: Efectos visuales. Ritmo. Escenas con fuerza y espectáculo.

Lo peor: Trama insulsa. Actores descafeinados. Final demasiado abierto.

Puntuación

Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.