Selfie (2017)

Selfie

Selfie

Sé que Selfie puede ser banal, tópica y hasta un poco cansina. Es muy difícil que un falso documental no llegue a cansar en cierto puntoSelfie comienza muy fuerte, presentándonos a Bosco y a su fácil vida de pijo. Como si fuese lo más normal del mundo, nos presenta su casa gigantesca, sus coches, su piscina, las instalaciones donde estudia su MBA… Pero la idea de la trama se queda en una gran idea para un corto y en una floja idea para un largometraje.

No voy a negar que me ha hecho mucha gracia cuando al típico pijo se le quitan todos los privilegios heredados por el corrupto de su padre. En realidad, él no tiene la culpa de que su educación y su entorno se mueva en una burbuja de estupidez, sin mezclarse con la mal llamada clase media.

Lo que vemos es que Selfie no quiere retratar tanto la estupidez y la falsedad de los ricos como la historia de un chaval ingenuo que se cree que el mundo es como le han contado. En el momento en el que se queda sin nada ni siquiera su novia, con la que parecía tener el futuro ya cerrado, es capaz de abrirle las puertas de su casa. Es ahí, cuando una persona se queda sin dinero, cuando se desenmascara a las personas que realmente importan.

Bosco se rodea de gente rica. Esa gente rica solo quiere a gente rica al lado. En cuanto Bosco queda desterrado de su vida vacía de cócteles, risas y frases amigables que esconden el paternalismo de la clase alta, la única persona que le abre sus puertas es su chacha, a la que justo hacía poco había gritado solo por mera diversión.

La vida de Bosco se convierte, entonces, en un paseo por los bajos fondos (no tan bajos) de Madrid, retratando otra cara de la ciudad. Pero la otra cara de Madrid es exactamente a mesma merda con distinto cheiro. Tanto peperos como podemitas tienen gente en sus filas para bien como para mal. En realidad, ser un tipo de persona u otra no te lo marca tu ideología política, sino cómo te comportas con los demás.

Yay & nay

Lo mejor: Que Bosco se cuele en los mítines rodando este falso documental. El primer tramo de película.

Lo peor: Hay varios momentos demasiado forzados. El formato cansa a partir de la segunda mitad de metraje.

Puntuación

Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1

Etiquetas:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.