Se Dio vuole (2015)

Lo siento, pero es que me encanta la comedia ligera italiana. El más claro ejemplo de ello es que prefiero mil veces Bienvenidos al Sur que la original francesa Bienvenidos al Norte, ¡aunque sea casi igual! Algo tiene el acento italiano que me hace mucha más gracia que con acento andaluz. Será que, como dicen por ahí, suena a gallego con gestos. Si Dios quiere es la típica comedieta italiana, en la que un prestigioso médico, cercano al Dr. House por sus salidas de tono, ateo, borde y desconfiado, amante de su familia, vive en shock desde que su hijo reconoce, en una cena familiar, que quiere dejar la carrera de medicina para ordenarse sacerdote. Algo muchísimo peor que que el chaval saliese del armario, algo que toda la familia esperaba. O, por lo menos, su padre.

La contradicción en la conducta del padre, que intenta investigar por qué su hijo quiere ser cura porque no le cabe en la cabeza mientras va por ahí vendiendo que es moderno y liberal, es lo que marca el tono de la película: el hombre de ciencia versus el hombre de fe. Aunque aquí esos dos hombres sean unos petardos que nadie aguantaría en la vida real. La relación de Tommaso con el sacerdote que intenta “captar” a su hijo evolucionará desde el odio más absoluto a lo que ya sabemos que ocurrirá. Nada en este largometraje da pie a la sorpresa salvo que el sacerdote lleva, en una escena, una camiseta del Camino de Santiago con el mítico logo de la vieira. Así que ya sabéis, comedia para pasar el rato, echarte unas risas y poco más.

Lo mejor: Las escenas de presentación de los personajes.

Lo peor: Es totalmente previsible y nada original.

Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1

Etiquetas:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.