Noche de juegos (2018)

Noche de juegos

Para mí ha sido toda una sorpresa disfrutar lo que he disfrutado de Noche de juegos. Las expectativas no podían ser más bajas teniendo en cuenta el plantel de actores y su escaso argumento a desarrollar. Aun así, con un ritmo adecuado y la vis cómica tanto de Jason Bateman como de Rachel McAdams, junto con unos personajes divertidos y unos giros de guion más divertidos, hacen de esta peli una de las que más recordaré por algunas de sus escenas.

Al final ha sido poco más de hora y media de risas, de absurdeces y de personajes exagerados. Se ha pasado rápido. Todo comienza con un rápido inicio en el que se nos cuenta la historia de amor de la pareja protagonista en un abrir y cerrar de ojos. Annie y Max son unos fanáticos de los juegos de mesa y la típica pareja que le gusta más echar unas partidas en casa con sus amigos que salir de cena, copas y a bailar.

Da la casualidad de que el hermano de Max es una persona magnífica, divertido, guapo, locuaz y un hacha en las inversiones que le han hecho convertirse en un empresario de éxito. A su lado, Max parece empequeñecido por su presencia y por los comentarios con segundas que le hace su hermano Brooks. Para celebrar la vuelta a casa de Brooks, este propone un juego loco en el que unos actores secuestrarán a alguien del grupo de amigos. La diversión será la de investigar las pistas que se dejen para averiguar quién ha sido y dónde se retiene al secuestrado.

Pero ahí donde parece haber juego lo que hay es engaño. El resultado es desternillante y, sobre todo, si tenemos en cuenta las apariciones de Jesse Plemons como vecino incómodo que además es policía y ex de una amiga del grupo. No nos faltarán un par de giros de guion: uno que se desvela a mitad de la trama y otro hacia el final. Y son de esos giros que encajan en la trama.

Algo que se le puede achacar a este largometraje es que no pasa de una simple comedia, aunque debemos tener en cuenta que ese es su objetivo, y que en los momentos de drama flojea. Se nota que está escrita para el mero disfrute del espectador. Os la recomiendo si os queréis echar unas risas con unos personajes llenos de clichés pero con una trama absurda llena de risas.

Yay & nay

Lo mejor: Jesse Plemmons. La vis cómica de los personajes. Los giros de guion.

Lo peor: Los momentos de drama que pretenden incluir seriedad. La poca publicidad que se le ha hecho.

Puntuación

Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: