El viaje de Arlo (2015)

El viaje de Arlo

Con una lista muy de películas que todavía no he visto, me dispongo a ver El viaje de Arlo en Netflix. Hacía tiempo que quería pero no encontraba el momento. Puede que viese esta peli de Disney demasiado infantil para mí. El resultado ha sido irregular y no muy satisfactorio, como si no me hubiesen avisado con ese mensaje del cartel que pone “De los creadores de Del revés (Inside Out)“.

La historia nos lleva a un Jurásico imaginario, en donde una familia de diplodocus vive de su cosecha año tras año. De sus tres hijos, es el pequeño Arlo el que es más débil y cobarde, ya que hasta le tiene miedo a las gallinas que tienen en el corral. Como el miedica de la familia, Arlo es objeto de burla hasta que su padre le encarga la misión de averiguar y dar caza al animal que se come la cosecha de la familia. Pero todo sale mal cuando ese animal cae en la trampa y Arlo lo deja escapar.

A partir de ahí, Arlo comienza una aventura con su nuevo “amigo” humano que nosotros veremos como si fuese un perro. Es decir, se cambian los roles y Arlo se humaniza y el humano se animaliza. El objetivo será la vuelta a casa con Arlo y su pequeño amigo Spot perdidos en un mundo inexplorado, con nuevas criaturas con buenas o malas intenciones. Por lo tanto, es Arlo quien tendrá que madurar y sobrellevar su miedo para volver a su hogar.

En cuanto a los aspectos técnicos, vemos de nuevo una maravilla de animación en los paisajes, el agua y ciertos aspectos ambientales pero, en cuanto al diseño de las “criaturas”, estamos más cercanos a ¡Ups! ¿Dónde está Noé? que a otras producciones de gran presupuesto como esta peli de Pixar. Y la alemana parece tener un guion mucho más elaborado que El viaje de Arlo que, al final, se resume en una buddy movie para un personaje que vuelve junto a su familia.

Pero tras ver El viaje de Arlo no dejo de pensar en que se ha construido utilizando ideas de otras películas de animación. Incluso el personaje de la mascota (Spot) realiza las mismas funciones que el Desdentao de Cómo entrenar a tu dragón con la salvedad de que el dragón de esta imitaba a un gato y el humano se comporta exactamente igual que un perro. No hay una idea realmente novedosa que me atraiga como para mantener mi atención durante todo el metraje que, todo sea dicho, no supera la hora y media y gracias.

En resumen, la película de Pixar me ha parecido una oportunidad perdida sobre cómo sería la vida en la Tierra de haber sobervivido los dinosauros.

Yay & nay

Lo mejor: Los aspectos técnicos de la animación y la primera escena de las luciérnagas.

Lo peor: Muy lacrimógena, poco original, los dinosaurios están muy poco conseguidos.

Puntuación

Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-mitad1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.