Blackwood (2018)

Blackwood

Blackwood

Describiría Blackwood como un envoltorio precioso y un regalo que no te satisface. Quizá el mayor problema de Rodrigo Cortés y de los guionistas es que se deben a la novela Down a Dark Hall de Lois Duncan, autora también de la novela en la que se basa Sé lo que hicisteis el último verano. Tanto la estructura como el desarrollo siguen pautas canónicas que nos muestran la típica peli de terror de sota, caballo y rey poco original.

El argumento comienza presentándonos a la protagonista, Kit, una chica difícil y rebelde cuyos padres pretenden meter en un internado en el que seleccionan a gente como ella para darles una educación de élite. Kit es la primera en llegar, así que tendrá toda la escuela casi toda para ella y, de ese modo, investigar los oscuros pasillos sin luz eléctrica y con cara de susto para nada creíble.

Al día siguiente, Kit tendrá otras cuatro compañeras rebeldes que comenzarán a “estudiar” y cada una irá avanzando en cada disciplina de la escuela: una en literatura, otra en matemáticas, otra en pintura y ella en piano. Otra de las chicas parece que no destaca en nada, así que se dedica a “ser dura” y fumar. No entiendo de dónde saca el tabaco para aparecer fumando en todas las escenas si no hay ningún estanco kilómetros a la redonda. Debió de llevarse unos cartones en su minúscula maleta: una bolsa de basura medio vacía.

Con este percal, se ve que en Blackwood se saca lo mejor de cada una de las estudiantes pero al final resulta que se convierte en algo obsesivo hasta que las chicas empiezan a comentar que sus dones no son lo que parecen. Y ahí es donde empezamos a descubrir de qué va la peli en realidad. Aunque, poco a poco, ya nos habíamos hecho a la idea.

Es una auténtica lástima pretender darle a esta historia un toque personal y de amargura interna de los personajes cuando la historia no da pie para ello. En este caso, seguir la novela hace que Blackwood sea un terror comercial con algunos excesos y para fans de la estética gótica. El resultado, si tenemos en cuenta que su final es casi cómico, no es del todo satisfactorio. Parece como que se ha intentado sacar provecho de algo que tampoco es demasiado original. Al fin y al cabo, ¿cómo sacar petróleo de una novela así?

Yay & nay

Lo mejor: Fotografía. La atmósfera de la primera parte de la película.

Lo peor: El cansino acento de Uma Thurman. Un guion muy pobre.

Puntuación

Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.