Un monstruo viene a verme (2016)

Me ha sorprendido gratamente Un monstruo viene a verme. Este tipo de dramas no son mi estilo y, aunque no ha llegado a conmoverme porque no ha conseguido meterme en la historia del todo, las historias que cuenta el árbol y la cuidada factura de dirección me han convencido.

Pero la forma de contar la historia, teniendo en cuenta que el guion de la película lo escribe el propio autor de la novela, Patrick Ness, parece caer en errores narrativos impropios del lenguaje cinematográfico.

Los sueños del protagonista, repetitivos hasta la saciedad, seguramente funcionen en un libro (como el Prométemelo, Ned), pero no en una película. Incluso el mundo colegial del protagonista parece estar incluido con calzador para asegurar que veamos al protagonista como un inadaptado que se dedica a dibujar.

Por si todavía no sabéis de qué va la película con más goyas del año 2016 y pensáis que se trata de una historia de amistad entre un árbol fantástico y un niño con problemas de bullying, tenéis que saber que en realidad trata de cómo un hijo único se las tiene que arreglar para intentar superar que su madre tenga cáncer.

Y si estáis pensando que la película es un dramón de dos horas en el que no vas a parar de llorar, debéis saber que en realidad dura unos escuetos 100 minutos y no me ha parecido lacrimógena salvo en el tramo final que, ese sí, está rodado básicamente para que salgas de la sala de cine con los ojos rojos.

Yay & nay

Lo mejor: Fotografía, efectos visuales, los relatos cortos de animación.

Lo peor: Todos los momentos en los que se alejan del relato de fantasía y se centran en “la realidad”.

Puntuación

Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1

Etiquetas:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.