Portada » Minicríticas de cine y documentales » Noche de lobos (2018)

Noche de lobos (2018)

Noche de lobos 2018
Noche de lobos 2018

Noche de lobos le gustará a aquel público que disfrute con thrillers pausados, que se tomen su tiempo y que pongan en el espectador el foco sobre qué pensar más que en la propia trama.

¿Por qué? Noche de lobos es una cinta basada en el libro homónimo donde nos resolverán todas las dudas de lo que hemos visto.

Jeremy Saulnier se basa en un guion de Macon Blair (Ya no me siento a gusto en este mundo como guionista o Blue Ruin como actor) para llevar a la pantalla la novela de William Giraldi.

Ahora bien, aunque Jeremy Saulnier intenta mantener el suspense de la historia durante las dos horas de película, no lo consigue al utilizar un tono de película oscura como esta, un tono que se sostiene durante cierto tiempo pero que acaba rompiendo la paciencia del espectador.

Una trama oscura en un paraje cristalino

La historia comienza con ese tono inquietante y pausado de las películas que intentan conservar un ambiente alejado del mundanal ruido de la ciudad. El protagonista, Russell Core (Jeffrey Wright), se desplaza hasta un pequeño pueblo de Alaska para investigar la desaparición de un niño al recibir una carta desesperada de su madre.

Poco después descubrirá que lo que él creía no tiene nada que ver con lo que escondía la petición de ayuda. Russell, experto en la naturaleza de los lobos, se supone que debe buscar al culpable de llevarse al niño desaparecido y matarlo.

Pero lo que Russell encontrará es un mundo de referencias que son difíciles de descubrir para quien no esté atento a las perlitas que nos vamos encontrando. El libro nos servirá de ayuda, como os cuento en el spoiler.

Haz clic aquí para descubrir el fondo de la trama

La visión de la trama cambia cuando conocemos la realidad del matrimonio protagonista. El título original de la película, Hold the Dark, o “abrazar la oscuridad”, nos da una pista sobre qué nos quieren contar realmente. Medora y Vernon son, en realidad, hermanos, y abrazan la oscuridad de manera diferente.

Él es un psicópata que vive bajo un código moral propio (como vemos en su primera escena en Irak o en el soterramiento del ataúd). Ella se ve “obligada” a matar a su hijo, fruto de esa oscuridad, y escapa cuando se ve acorralada. La vida en esa oscuridad es más fuerte que ella misma y acaba rompiéndose.

Pero no solo ellos abrazan la oscuridad, sino que el amigo de Vernon abraza su destino en la matanza del pueblo, como si fuese el defensor de una tierra virgen explotada por extranjeros que no tienen respeto por la cultura local.

[plegar]

Fallida e interesante a partes iguales

Todas estas “oscuridades” conforman Noche de lobos aunque nos lo quieran vender como el típico thriller. No lo es y no le hace ningún bien venderla como tal. Claro que el resultado final mejora si conocemos de qué trata realmente, porque las pistas son tan ambiguas y livianas que, si no sabemos qué ocurre, no podemos relacionarlas.

No obstante, toda esta carga emocional se ve diluida por el ritmo del metraje y por la inexistencia de acción más allá del tiroteo en el pueblo. Un tiroteo, dicho sea de paso, que también se alarga hasta la extenuación. ¿Intenta cansarnos el director con ese alargamiento de escenas?

En conclusión, Noche de lobos acaba siendo un filme interesante en su fondo pero fallido en su forma. La culpa no la tienen ni los actores, ni la banda sonora, ni la fotografía, ni el diseño de producción. El aspecto técnico es el que sobresale de la media. Sin embargo, el guion y la dirección, lo que debería tener peso, son los aspectos más flojos de toda la película.

Yay & Nay

Lo mejor: Actuaciones de los actores. El trasfondo inhumano. Fotografía y paisajes.

Lo peor: Larga duración y ritmo lento. Pasa muy por encima por ciertos aspectos cruciales de la trama.

Puntuación

Noche de lobos
Etiquetas:

Y tú, ¿qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.