22 de julio (2018)

22 de julio (2018)

El 22 de julio está marcado en las mentes noruegas por los atentados que sufrieron en ese día tanto en la isla de Utøya como en la capital, Oslo.

Siguiendo el camino que comenzó con United 93 y siguió con Capitán Philllips, Paul Greengrass intenta contar de forma realista, con su típico movimiento de cámara mareante, lo ocurrido en los sucesos de Noruega.

El relato en sí parece una dramatización de los hechos de algún documental. Todavía tengo pendiente visionar Utoya. 22 de julio que se ha estrenado también recientemente en España. Ambas películas forman parte de esas estrategias de productoras de estrenar películas sobre los mismos temas en fechas similares.

Sin embargo, parece ser que aquí el director de la saga Bourne acaba perdiendo frente a su contrincante noruego. Ya lo veremos más adelante. 

En 22 de julio, por otro lado, sí comprobamos uno de los aspectos más inquietantes de toda la película. Si bien está rodada con cuidado y con una estética nórdica en cuanto a la fotografía y puesta en escena, oír a los actores hablar en inglés saca totalmente de la película. 

Porque 22 de julio no solo se ciñe a contar qué sucedió en los ataques, sino también en contar qué ocurrió después. Así que el típico “temblor” de Paul Greengrass lo veremos incluso en escenas en las que no hay acción, solo diálogo. Un diálogo que poco a poco se va volviendo más sensacionalista y menos realista si cabe, sobre todo en lo que respecta a las víctimas del ultraderechista que perpetró los atentados.

Finalmente, solo podemos agradecer que ese telefilme que podía acabar siendo 22 de julio finalice siendo una exposición de actos en los que es el espectador el que debe sacar sus propias conclusiones.

Yay & Nay

Lo mejor: La escena del atentado en la isla. Que se hayan explorado las consecuencias de tales actos sin entrar en juicios de valor.

Lo peor: Demasiada duración. Demasiado aséptica. Rodada en inglés con actores noruegos.

Puntuación

Y tú, ¿qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.