The Lazarus Effect (2015)

The Lazarus Effect

Hay días que lo único que quieres es ver un producto cinematográfico que no te haga pensar, a veces quieres ver algo profundo, o te apetece ver una comedia romántica o una peli de ciencia-ficción. Pero hay otros momentos donde quieres sentirte superior para levantarte el ánimo. Son esos momentos donde no hay nada mejor que ver una película supuestamente de miedo que sepas que tiene fallos por doquier pero que no dure más de hora y media para no cansarte de ver sandeces en pantalla. Pues bien, la candidata de hoy es The Lazarus Effect, estrenada como hace un año en Estados Unidos pero que no ha llegado a España ni creo que llegue pese a estar protagonizada por Olivia Wilde (Trece de House, para que nos hagamos una idea). Este largometraje vale los 80 minutos, ni siquiera hora y media, de nuestra vida. Y me preguntaréis que por qué le doy solo una estrella y media. En realidad, la película es bastante mala, pero me valió para una función crítica: entretenerme.

David Gelb, documentalista, se atreve con esta patraña escrita por Luke Dawson y Jeremy Slater sobre unos científicos que investigan un suero que pretende eliminar los efectos negativos de la falta de oxígeno en el cerebro o de pacientes con coma. El problema está en que acaban descubriendo que el suero que utilizan puede revivir a los muertos. ¿Y qué pasa al final? Que uno de los investigadores muere y lo reviven con ese suero… pero pasan cosas extrañas. Por sorpresa para mí, The Lazarus Effect no es un despropósito desde el inicio, sino que impresionantemente mantiene la tensión hasta que comienzan a ocurrir esos sucesos que dan más risa que miedo. Sí, amigos, llega un momento que entre giro y giro de guion pasamos de un thriller a una peli de pseudoposesiones pasando por una Lucy con un chasquido de dedos. Eso sí, todo ocurre bastante rápido y es de agradecer que no se anden con rodeos. Así, todo lo malo se pasa rápido y solo nos queda reírnos de las muertes del reparto y de lo absurdas que son las explicaciones de por qué pasa todo.

Lo mejor: La primera media hora.

Lo peor: Pese a los giros de guion, es predecible pero también absurda.

Estrella-amarilla1Estrella-mitad1Estrella-blanca1Estrella-blanca1Estrella-blanca1

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: