Tarde para la ira (2016)

Tarde para la ira

Creo que fue Quentin Tarantino quien habló de The Fighter en términos de casting de actores. Hablaba del reparto como más allá de los actores guapos refiriéndose a que los personajes estaban interpretados casi como por gente real. En Tarde para la ira ocurre exactamente lo mismo. Si hay algo que sobresalga sobre el resto, es un reparto, tanto principal como secundarios, a una gran altura. Ahora que es la gran favorita para la ceremonia de los Goya que se celebrará el 4 de febrero, nadie puede decir que Raúl Arévalo se haya tomado su labor como director novel como una divertida aventura para probar suerte en otro ámbito fuera del de la actuación. Y cómo se estrena, con una historia de venganza con un estilo clásico que va tomando forma a medida que avanza.

Uno de los grandes puntos fuertes, más allá de la historia, es que nos coloca, casi sin que nos demos cuenta, en el mismo barrio donde sucede todo. El personaje del cuñado, del amiguete que está en chirona, del mundo de los gimnasios chonis y los atracadores de barrio, la comunión de la niña, los diálogos de cada personaje… todos los detalles están cuidados y descuidados a la vez para que parezcan totalmente reales. Pero, ¡ay, el ritmo! Para contar la trama centrada en Jose hay que tomárselo con calma y, sin embargo, necesitamos algo de acción para no mirar el reloj. ¿Quizá por eso apreciamos más cuando, de repente, ocurre algo que no te esperas? Puede ser. Todavía tengo en mi mente la escena del gimnasio. Tarde para la ira es una de esas pelis españolas más que recomendables.

Lo mejor: El reparto en general, pensando en el reparto con todos los actores, sean extras, secundarios o principales.

Lo peor: El ritmo.

Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-mitad1Estrella-blanca1

0 comentarios en “Tarde para la ira (2016)

    • No sé qué decirte, es bastante lenta pero Antonio de la Torre necesita ese ritmo para imprimirle al personaje eso de “este tío va a hacer algo y no sé qué es”.

      • Entonces el título inglés que le han puesto «The Fury of a Patient Man» le viene al pelo. Hasta que no la vea no podré opinar de verdad pero tengo la opinión general sobre nuestro cine de que en cuanto el cine español con presupuesto alto deje de parecer de autor será la bomba.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: