La piel que habito (2011)

La piel que habito

Vendida como una película de terror, La piel que habito nos cuenta la extraña historia de un cirujano plástico que hace ensayos con humanos para probar una nueva piel que haría la vida más fácil a las víctimas de quemaduras graves. Pero el comienzo espectacular de la película se viene abajo desde el mismo momento en el que entra a escena el personaje de Zeca, el hijo de Marilia, ya al principio del metraje. Esto supone que Marilia le cuente a Vera (Elena Anaya) la verdadera historia sobre la mujer de Robert.

Por rocambolesca que nos podamos imaginar el resto de la historia, en realidad no lo es tanto si conocemos un poco la trayectoria de Pedro Almodóvar. No hay nada en los 117 minutos de metraje que sorprenda, porque ya lo hemos visto todo. Podrían haberse evitado totalmente las referencias brasileñas, porque ni Zeca ni Marilia tienen ni acento ni aporta nada que la nacionalidad sea brasileña. Tampoco dice nada la historia de Robert más allá que la relación con Vera. Eso sí, los momentos en los que se enfoca a Vera con los primeros planos aportan mucho más a la historia que cualquier otro momento de voz en off.

Lo mejor: Elena Anaya.

Lo peor: Zeca (el personaje de Roberto Álamo) y Marilia (el personaje de Marisa Paredes).

Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-blanca1Estrella-blanca1Estrella-blanca1

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: